Una alabanza

Por Cristo, con él y en él,
a ti, Dios Padre omnipotente,
en la unidad del Espíritu Santo,
todo honor y toda gloria
por los siglos de los siglos. Amén.

Todas la oraciones eucarísticas de la santa misa concluyen con
esta alabanza. En las cartas de San Pablo se encuentran frases
análogas.

Buchtipp: Jugendgebetbuch "Probier's mal mit Beten!"