Al Angel de la guarda

Ángel de mi guarda, dulce compañía,
no me desampares ni de noche ni de día.
No me dejes solo, que me perdería.

(De "Alabanzas a Dios" Nº 34,1)